martes, 3 de julio de 2007

HECTOR OSCAR CAMPANA, CUANDO ERA 'J'

“No pienso en una proyección política”

Sin descanso de su imagen pública, el vecino de Urca más reconocido pasó raudamente del básquet a la política sin miramientos ni descansos.
Héctor Oscar Campana habla de su primer año en la función pública, ensaya algo de política e ideas y cuenta su bronca por lo que no hicieron los anteriores intendentes y por los que siguen usando el clientelismo como herramienta política. Del básquet, sólo hincha.


• Antes de este encuentro, hablábamos con una persona del trabajo en el Concejo Deliberante y, por ahí, es difícil saber cuál es la verdadera función de este espacio. La pregunta es, concretamente y dejando de lado el manual de Instrucción Cívica, ¿qué hacen los concejales de Córdoba?
• Yo, antes de asumir la gestión y cuando me preguntaban cuáles iban a ser mis proyectos, dije era que quería tener contacto directo con la gente, vivir su realidad y sus necesidades. Nosotros somos los representantes de los ciudadanos, un nexo importante con el Ejecutivo; están los de la oposición para controlar. En mi oficina se han solucionado muchísimos problemas de la gente común que viene a buscar soluciones, que por ahí no es lo que dice el manual sobre lo que tiene que hacer un concejal. A través de una gestión que hicimos en la oficina conseguimos que una chica con una enfermedad muy complicada consiguiera un pasaje una vez al mes para viajar a EEUU. Y a eso lo considero una gran gestión. Y después resolver pequeños y grandes problemas y realidades, conseguir cosas que la gente necesita. Creo que la tarea del concejal es ardua, este año (2004) ha sido muy difícil, porque la gente tiene muchas expectativas. Yo acá no me meto si hay pelea o mala relación con la provincia, yo levanto el teléfono y no tengo problemas. La gente es lo primero, eso lo tengo bien claro. La elección ya terminó y ahora la prioridad es la gente.
• ¿Te sentís un bombero, todo el tiempo apagando incendios?
• Sí, estamos corriendo atrás de los incendios porque los problemas son muchos. Y la realidad es que se están viviendo problemas porque en momentos en que la Municipalidad era fuerte y con medios, no se tomaron decisiones estructurales como el tema cloacas y transportes, no se tomaron medidas de fondo; y eso me da bronca, porque hoy estamos viviendo una situación que se podía prever. Se puede hacer un plan proyectando la ciudad a 20 años y así anticipar los problemas, sobre todo cuando disponías de fondos. Es muy fácil que digan que hay que ampliar la planta potabilizadora, ¿pero de dónde sacamos la plata?. Necesitamos ayuda, es la realidad.
• Hablabas de tu bronca.
• Da bronca no poder solucionarlo, aunque uno sabía en qué condiciones estaba la Municipalidad, pero me gustaría tener el incendio controlado y poder programar otras cosas, pero la realidad es esta. Hoy estamos en una ciudad que sufre una desinversión de varios años, que además se va a seguir pagando. No hay dinero para repavimentar porque hay un montón de calles de tierra que no se pueden ni mantener. Es complicado, pero uno tiene la ilusión de poder cambiar este proceso y que la gente vuelva participar y creer en sus representantes. Cuando me plantee involucrarme en esto, era para que la gente recobrara la confianza en la clase dirigente, porque yo no la tenía.
• ¿Cómo hiciste para aceptar el cargo si no tenías la confianza y sabiendo que ibas a estar rodeado de gente de la cual desconfiabas?
• En esta gestión hay mucha gente que no venía de la política, eso me llevó a tener la confianza de que esto iba a ser distinto. Hoy hay que demostrar que somos eficientes, que no basta que seamos distintos. La gente quiere soluciones y tiene razón. Ese es el gran desafío.
• ¿Han hecho una proyección del tiempo que va a pasar para que dejen de apagar incendios?
• Eso le corresponde más al Ejecutivo. El otro día pensaba que pavimentamos calles y después hay que romper para hacer las cloacas, ¿por qué no hacer todo junto?. Deberíamos tener los fondos, tener una ciudad ordenada, pero no es así. Todo queremos que esté distinta, pero tenemos que participar.
• ¿Cómo?
• Recuperando la confianza y viendo el esfuerzo que hacemos.

A 1 AÑO
• Qué balance hacés de tu gestión, no de Juez.
• El otro día en una radio hicieron una encuesta y el 60% me había elegido como el Concejal Destacado del Año. Yo lo noto en la calle, la gente confía, tiene esperanza. Ha sido un año duro, de aprendizaje y de hacer cosas a la vez. Yo hoy siento que ya sé cuáles son las cosas que tengo que hacer. Desde mi punto de vista, el balance es muy positivo, me siento muy útil y que puedo hacer muchísimas más cosas. Estamos muy comprometidos en lo social, que a mí me interesa muchísimo. Yo elegí estar acá para hacer un aporte importante y siento que lo estoy haciendo. Pero hay muchas cosas por hacer. Yo tengo una vida pública desde hace 25 años, la gente sabe bien porqué estoy participando. Si alguna vez tuve una aspiración importante, lo logré. Me siento realizado. Lo digo modestamente, y hago esto porque creo que uno deber trabajar para su comunidad. Si dentro de 4 años veo que no puedo cambiar las cosas, me vuelvo a mi casa. No tengo aspiración de ser ‘x’ cosa, de hacer una carrera política. Yo quiero ser un buen concejal, quiero cumplir los 4 años de mi mandato. Después veré, pero no me planteo otro objetivo personal que no ser un buen concejal.
• Si la ciudad no tuviera la desorganización que tiene, ¿cuál sería la ciudad ideal que te interesaría ayudar a cimentar?. Es decir, cloacas, transporte y luz son cuestiones básicas e indiscutibles, pero la vida de la ciudad, solucionado esto, exige más cosas.
• Supongamos que no hubiera problemas, que todo estuviera como debería estar. Yo trataría de fomentar la participación social, trataría de ofrecer oportunidades de desarrollo a los sectores carecientes, que tengamos una ciudad planificada, que sepamos que es lo que va a pasar o para dónde queremos que nuestra ciudad se desarrolle en los próximos 20 años. No estoy diciendo cosas que no se hallan hecho en todo el mundo. Tenemos que mirar otras ciudades y definir para dónde vamos a crecer. Trataría de tener un equipo técnico muy calificado para programar la ciudad que queremos para el día de mañana. Y haría mucho hincapié en la parte social, en los centros vecinales, trataría que los vecinos tuviera sentido de pertenencia de las cosas. El otro día presenté un proyecto para tratar de recuperar los distintos playones deportivos que hay en los barrios. El primero lo voy a hacer con dinero mío, en barrio San Roque. Pero quiero que participe el Centro Vecinal y los vecinos, para que todos comencemos a sentir pertenecia de nuestras cosas, hemos perdido el orgullo de tener la segunda ciudad del país. Hoy todo el mundo habla de Rosario, y habrá que imitarla para dejar de tener la ciudad gris y chata que tenemos ahora.

LA APARICIÓN PN
• ¿Fue una casualidad que cuando comenzaba a finalizar tu carrera de deportista haya aparecido el PN?
• Siempre me interesó la política. Yo siento que desde hace años hago política trabajando para la gente. Nunca pensé que se iba a dar la posibilidad de tener un espacio en donde me sintiera cómodo, en donde sintiera que puedo hacer, tomar decisiones y ser artífice de las cosas. Sabía que en los partidos tradicionales iba a ser muy difícil y las veces que me habían ofrecido participar era para utilizar mi nombre y para que ese partido, en vez del 2%, sacara el 3%. Pero acá el Dr. Juez me vino a buscar siendo que él era quien encabezaba las encuestas, no me necesitaba a mí para ganar, y eso me dio confianza. Yo siempre pensaba dónde podía ser útil, yo quería hacer algo distinto, donde me sintiera cómodo y tuviera independencia de opinión, que fue lo primero que le plantee al Dr. Juez. Desde el principio le dije que cuando no estuviera de acuerdo con algo lo iba a decir. Y aceptó.
• ¿Y esto se ha cumplido?
• Jamás el Dr. Juez me ha pedido que haga algo que no sintiera. Y públicamente he manifestado mis desacuerdos.
• ¿Qué te aúna, que te identifica al P.N.?
• La idea de hacer una política diferente, de tener el desafío de una opción que la gente apoyó masivamente y que hay que defender. Rompimos el bipartidismo, que no es poco. El desafío es construir esta opción.
• ¿Cómo es esto de ser distinto, qué significa?
• Hay veces que lo pienso, que pienso eso de la ‘nueva política’. En realidad, yo creo que es hacer las cosas bien. No creo en esa nueva política, creo en hacer las cosas bien. Yo no pienso que la política sea mala, todo lo contrario. Ha habido malos políticos que se han aprovechado de ella.
• Cuando uno entra al Concejo lo primero que ve es un cuadro de Evita, seguramente en el despacho de un peronista. Más acá aparece Estévez Boero en lo de un socialista, seguramente estará Alfonsín o Yrigoyen en lo de algún radical. Vos acá no tenés a ninguno, ¿posees algún referente político en el que te identificas?
• Yo trato de escuchar a todo el mundo y tomar mis propias decisiones. No es que yo quiero ser como tal... En mi vida deportiva nunca tuve ídolos, trataba de sacar lo mejor de cada persona. Creo que todos deben tener cosas buenas, por eso trato de sacar lo mejor de los de distinta ideología.
• ¿No te definirías concretamente por uno o por algún tipo de pensamiento político?
• Yo trato que la gente se sienta representada. Vos me decís izquierda, derecha, centro derecha y todo eso, yo quiero responderle al ciudadano más pudiente como al que menos tiene, si no, no gobernás para todos.
• Pero no es tan fácil...
• No, bueno, pero hay que hacerlo.

NIDO DE CONCEJALES
• En el Concejo se sabe el tema del clientelismo y los punteros. Por acá han pasado figuras increíbles como el Chichí Ledesma u otros que llegan por compromisos, por internas partidarias o porque representan a una facción de poder del partido, como pasa con el PJ. ¿Cómo se hace para trabajar para esta gente? ¿Se puede?
• Si...
• Pero no es una panacea.
• Yo tengo muy buena relación con todo el mundo, he discutido, sí, pero en el marco del respeto. Se pueden tener ideas diferentes, no invalido a nadie que hay surgido de internas partidarias o trabajos territoriales.
• Alicia Castro, actual diputada nacional, contaba que ella en política había tenido que tragarse bastantes sapos, en referencia a ciertas cuestiones con las ella no estaba de acuerdo, pero que por disciplina partidaria debía apoyarlas. ¿Vos te tuviste que tragar muchos sapos?
• No
• El voto al aumento del transporte.
• Lo voté convencido, sino no lo hubiera votado. Acá nos acusan de mano de yeso y hemos tenido más ‘rebeldía’ que ningún otro bloque oficialista en la historia de Córdoba. Y yo celebro que sea así y mientras yo sea presidente del bloque nunca le voy a decir a un concejal cómo tiene que votar. Siempre les digo que voten con conciencia y responsabilidad. Así funciona y no ha habido objeciones.
• ¿Strezelecki –el concejal que votó en contra del aumento- sigue siendo parte del bloque?
• Sin dudas. Ha habido muchos comentarios de que no estaba más, pero él sigue acompañando. Y mostrando sus disidencias, como lo he hecho yo, Hernández, Ostermeyer. Yo quisiera que me enumeraran los votos en contra en otros años.
• ¿Hoy el Legislativo es independiente del Ejecutivo?
• Si, nosotros tenemos que apoyar la gestión, pero también marcar los errores. Esto no significa pelear, sino enriquecer. ¿Sino para qué estamos, para levantar la mano? Eso no existe. Lo importante es buscar consensos. Así hemos sacado muchos proyectos.

BASQUET Y POLÍTICA
• Tuviste 25 años como profesional del deporte, lo que constituía el principal bagaje de conocimiento que tenías, ¿qué crees que fue lo primero que pusiste en práctica acá?
• Muchísimas cosas. Aplico muchas cosas que viví antes: el juego en equipo, la importancia del resultado, los pequeños aportes, los discensos, decirse las cosas de frente. Y en Buenos Aires escuché el mismo comentario de Daniel Scioli y de Hugo Porta. No es un imposible ser un funcionario público. Es un trabajo que me da muchísimas satisfacciones y también muchas amarguras
• ¿Te da tantas satisfacciones como el básquet?
• No, es distinto. Una vez había habido un accidente en Rosario y unas mujeres de acá debían viajar y les conseguimos los pasajes. Una de las mujeres, llorando, me pidió perdón y me dijo que los pobres hasta cuando se morían traían problemas. Me mató... me mató eso... fue terrible. Y conseguimos que viajara. Son cosas muy fuertes. Entonces, así como hay bronca por las cosas que no se pueden cambiar, hay otras que dan fuerza para salir adelante.
• ¿Y bronca por la política de la que desconfiabas y aún se sigue haciendo?
• Yo creo que la gente es muy inteligente y se da cuenta de los que hacen las cosas como antes y de los que hacen las cosas en forma distinta. Me molesta el famoso clientelismo político, me molesta, pero uno tiene que trabajar y después la gente evaluará. Que jueguen con las necesidades de la gente me molesta.
• ¿Y hay de eso?
• Y, debe haber...

PICHI GOBERNADOR
• ¿Cuál es tu futuro?
• Concejal por cuatro años
• Juez sigue diciendo que vas a ser candidato a diputado.
• No voy a hacer candidato. No voy a hacer ser candidato. Hay muchas cosas para hacer en Córdoba. No voy hacer nada que no sienta y en donde no me sienta útil. Yo quiero hacer mi humilde aporte como concejal, no estoy pensando es una proyección política.
• Hace unos días en Página 12 hablaban de tu interés de ser gobernador (1/12/04)
• (Se sorprende) No, ¿me estás jodiendo?. No, no, no, por favor, ¿me estás diciendo en serio? La primera vez que me dicen esto.
• ¿Te gustaría tener un cargo ejecutivo?
• Yo siento que hago cosas ejecutivas, como recuperar los playones o consiguiendo cosas. Pero a lo mejor algún día me gustaría.


XXXXXXRECUADROXXXXXX
PUNTO FINAL
• ¿Pensás seguir ligado al básquet de alguna manera?
• No, capitulo cerrado, sólo espectador.
• ¿Como técnico?
• No, nunca me gustó. No extraño para nada. Tomé la decisión en el momento justo, tengo la cabeza tan ocupada que me olvidé. Es más, desde marzo que no hago ni actividad física
• ¿Ni un entrenamiento diario, ni un partidito por ahí?
• Nada, nada...
• ¿Te cansó el básquet?
• No, me empezó a costar al último. Y ahora siento que ya está.



XXXXX RECUADRO XXXXXX
ACCIDENTE TAMSE
“Estoy muy triste y dolido, porque la tragedia podría haber sido mucho peor. Acá hay una empresa constituida, con una cadena de mando y una cadena de responsabilidad y la Justicia tiene que investigar y los responsables tendrán que pagar. Esto es así. No te podés meter debajo de una silla. Quien asume estar en la función pública tiene que estar a la altura de las circunstancias y asumir las responsabilices que le tocan”.


XxxxxRECUADRO XXXXX
OTROS CONSENSOS
• Como deportista tenías un consenso generalizado, que ahora como hombre político no.
• No, yo sé muy bien las cosas que puedo solucionar y las cosas que no. Me siento muy respetado y yo respeto a todos. Sin ir más lejos, un concejal de Unión por Córdoba presentó el proyecto para declararme Ciudadano Destacado. Lo hizo un concejal de la oposición.
• Y cómo te llevas con la oposición. Porque eso era justamente lo que decía antes: antes como deportista no había objeciones, pero ahora vos has optado en el principal duelo de la provincia y eso es tomar partido por alguien.
• Evidentemente, esto es político. Creo que lo que se debe cambiar es el oponerse por el oponerse. Uno tiene que estar del lado de la gente, del vecino que paga sus impuestos y punto. Si algún buen proyecto de la oposición, ¿cuál es el problema?