martes, 1 de julio de 2008

HORACIO GONZÁLEZ

“De Angelis y Buzzi son los personajes obtusos de esta escena política”

Horacio González es sociólogo, Director de la Biblioteca Nacional y uno de los pensadores más lúcidos del país.
Aquí, analiza la nueva división argentina y permite entender desde otra óptica la actual crisis. Además, dice que Luis Juez y Alfredo De Angelis son “dos patanes”.

Por Juan Cruz Taborda Varela

_A diferencia de lo que pasó en la última crisis argentina –años 2001 y 2002-, durante la cual el diagnóstico y ciertas soluciones generales eran más o menos compartidas por las mayorías de los argentinos, hoy el presente conflicto presenta una fuerte división. ¿Recuerda algún tiempo tan prolífico para el debate?
_ No, no… De repente surgió un tema que parece reproducir la forma más arquetípica del debate histórico: la representación de los intereses económicos. En el 2001, la forma asamblearia dejaba a los personajes sociales en un pie de igualdad respecto de una forma política de representación que parecía innovadora, por lo menos defendida como un lugar de replanteo de las ciudades, por consiguiente, del conjunto de la vida política de un país. El hecho de que fueran pequeños ahorristas, sectores de la clase media, les deba cierta particularidad y cierta identidad clásica, pero como la crisis económica había recorrido todos los sectores, en realidad parecía la forma de un conflicto de gran interés, un derrumbe de las formas de sostén económico de la vida cotidiana y un conjunto de expectativas políticas que entrañaban una novedad en cuanto a la representación social. Eso motivó un resurgimiento de la vida intelectual, cultural, política, que tiene ciertas semejanzas con esta situación. Pero aquí se marca más nítidamente el hecho de cómo un problema económico, un conflicto en torno de la percepción de la renta, crea una cierta brutalidad, una brutalidad de procedimientos políticos, que va desde el acto tradicional al corte de ruta, al corte de la circulación y al cese de la producción. Entonces parece un poco el 2001, pero tiene como novedad casi brutal a un sector que se lanza a la representación inmediatista, inmanente a sus intereses económicos. Lo que tiene absolutamente de novedoso esta situación, es que la manifestación inmediatista de estos intereses económicos, como nunca ha ocurrido con tanta transparencia en la última década, acude a estilos de lucha social que están tomados del repertorio ya conocido de las tradiciones sociales, de las tradiciones de izquierda y que de alguna manera es posible entender en esto la reconstrucción de una derecha muy fuerte de características nuevas, que desafía un poco el pensamiento político porque es una derecha que tiene rejuntes e incrustaciones discursivas que provienen de las izquierdas, con, incluso, un grupo de izquierda que la acompaña. Ahora es una derecha como la que clásicamente se retrataba alrededor de personajes de la pequeña propiedad, que no son los personajes de la gran propiedad ni de las oligarquías conocidas, son personajes del costado de las rutas, envueltos en distintas plataformas de la cultura popular que hablan con tonadas ligadas al localismo y regionalismo, que se razonan con el modo habitual de la jerga cosmopolita banal de los medios de comunicación. Y que le interesa profundamente a los medios de comunicación como si fueran una comunidad perdida, de carácter rusoniano –por Rouseau-, desprovista de otros intereses que no sean la expresión de una comunidad sin mácula. Por lo tanto, personajes como los que hablan en la televisión, ya sea algunos dirigentes encumbrados del grupo o dirigentes periféricos de la Federación Agraria, representan la difícil paradoja, el desafío a la imaginación política argentina, de ser sectores que en el esquema de la pequeña producción que casi siempre estaban vinculados a un esquema de frente social progresista en la Argentina. Y de hecho sus últimas actuaciones eran en relación a sectores sindicales de historia progresista en las últimas dos décadas. Ahora se puede presenciar con sorpresa, con asombro, con preocupación…

_ ¿Con angustia?
_Con angustia, el hecho de que estos sectores establecen un lazo con la forma clásica de representación inmediatista, súbita, desmanteladora de cualquier otra consideración política que entraña un cierto parecido con los momentos de mayor inestabilidad de las instituciones en Argentina, cuando ésta era provocada por los sectores de corporaciones tradicionales: Sociedad Rural, la Iglesia, grandes grupos económicos. Esta situación es casi insoportable. Yo hace tres meses empecé a saber lo que eran los comoditties, ahora ya sé lo que es un pool de siembra y conozco todos los riesgos de la soja. En este rápido aprendizaje que hicimos todos nos falta aprender algo más: cómo estos grupos que clásicamente forman parte de sectores de la pequeña propiedad agraria que se pueden enmarcar dentro de los movimientos social democráticos de todos los países, han producido personajes tan obtusos políticamente, los personajes más obtusos del todo el Siglo XXI. De Angelis y Buzzi son los personajes obtusos de esta escena política, son los patanes, los soeces, y al mismo tiempo hablan con palabras caras a la movilización social. Entonces esa situación exige una suerte de visión crítica que ponga en juego una comprensión filosófica más profunda a la actual situación argentina. Por otro lado, es cierto que no son personajes reaccionarios, que vengan de las derechas clásicas, ni tampoco son personajes utilizados, no es una manipulación, lo que los llevaría a no saber lo que están haciendo. Es una situación profunda de desarme de una sociedad entera que está reconstituida diariamente por los medios, la sociedad argentina vive de la mañana a la noche en una especie de provisoriedad absoluta. Y eso exige la profundización del pensamiento político argentino. Lo que acabo de decir es inadecuado: reprobar a personajes populares. Pero hay que decirlo, son dos personajes no sometidos al análisis clásico de la política: saber quién se es. Y la sociedad argentina arma y desarma su escena al breve compás de una programación televisiva errática y salvaje de un día.

_ ¿Y cómo analizar, en medio del conflicto, esa lógica de la imagen, el sonido y la inmediatez que brinda la televisión?
_ En medio de esa gran producción televisiva está lo lógico y lo previsible de la televisión, una especie de bólido que no se sabe muy bien qué dice, qué escucha y hacia dónde va; y en ese sentido, el modo de recorte de la televisión produce una sociedad de símbolos, de signos y manifestaciones casi monádicas, de simbologías que pertenecen a formas de expresión de estos personajes muy atractivos. Porque De Angelis es muy atractivo desde el punto de vista de su expresión, una expresión que suprime cualquier complejidad política. Es decir, todo esto hace que una sociedad que no resguarda sus cimientos discursivos y lingüísticos de representación política es una sociedad casi liquidada. Por eso yo no veo ningún golpismo real, lo que veo es una masacre del idioma social y político de Argentina, producida por personajes reivindicativos simpáticos que de algún modo encarnan en forma latente, implícita, tácita y secreta por momentos, esta reconstrucción de algo que no imaginó nunca la derecha, sólo que como nueva derecha, porque reconstruye una base social y al mismo tiempo utiliza todo el estilo de las derechas tradicionales, es decir, la transparencia patriótica Es una anulación de toda la singularidad y rugosidad que tiene la vida social. Frente a eso hay un gobierno absolutamente debilitado que ha cometido errores de tipo socio político o socio económico, pero que son errores que pueden reverse, y tampoco es tarde para hacerlo. El gobierno balbucea en medio de la tormenta. Pero la situación fue mucho más allá, porque se produjo una situación que genera un teatro de marionetas, con todos estos personajes que hablan frente al abismo, a los gritos, en el mostrador de un programa de televisión. Me refiero a los dos que he señalado. Por eso vuelvo a decirte que me parece difícil estar diciendo esto, porque es un aliado del absurdo que dos personajes interpretables desde una tradición jacobina agraria, pertenezcan a un modelo de desmoronamiento de la lengua política de transformación social en el país. Quizás haya que demostrarlo mejor. Todos tendremos que pensar mejor. Pero para desentrañar esto se precisa de una fenomenología política crítica que excede lo que en este momento sabemos.

RECUADRO
“Juez es el personaje menos gracioso del país”

“Córdoba ha producido personajes nefastos, como Luis Juez. Utiliza, como De Angelis, porciones vivas del lenguaje popular. Es un personaje terrible. El inmediatismo del chiste también orada las bases de la comprensión política de la historia. Siempre me pareció un personaje de derecha con fuerte capacidad mimética hacia el modo en que los medios de comunicación presentan el progresismo. Y como fue afectado por lo que posiblemente haya sido un fraude, aunque es difícil demostrarlo, y por otro personaje tan discutible como él, aparece como un personaje más simpático. Pero de algún modo es una víctima de su propio sistema. El está dentro de la lógica fraudulenta de la política. Lo que lo caracteriza es una especie de punch desestabilizador del modo en que usa el humor popular cordobés. Que creo que no es generoso con la tradición del humor popular cordobés, que tiene una excelsa picaresca y espontaneidad. Y él ya se parece cada vez más a un personaje televisivo bajo el libreto de Tinelli. Con latiguillos ensayados para los medios. Es el personaje menos gracioso en este momento en el país, para mi es el personaje más oscuro, más trivial, más abusador desde el punto de vista del lenguaje. Utiliza sólo el plano del lenguaje de una suerte de degradación sistemática que simula ser la herencia de la picaresca generada por las clases populares mediterráneas de la Argentina. Va a costar mucho en Córdoba reconstruir el lenguaje político después de Juez. Los porteños imaginan que escuchan a un cordobés y así eliminan la posibilidad de comprender la política. ¡Por fin podemos no pensar nada más escuchando a Juez y a De Angelis¡ ¡Por fin podemos seguir a los patanes que hablan supuestamente como el pueblo¡”


RECUADRO
Horacio González estuvo en Córdoba en el marco del ciclo Café Cultura Nación, organizado por la Secretaría de Cultura de La Nación y la UNC. En ese marco, disertó sobre la Reforma Universitaria.

RECUADRO
INTELECTUALES, UNIDOS
Junto a pensadores de la talla de Nicolás Casullo, Horacio Verbitzki, León Rozitchner y José Pablo Feinmann, Horacio González integra y encabeza el colectivo Carta Abierta, confluencia de unos 1500 intelectuales argentinos que a partir de sus cartas abiertas, han brindado un análisis preciso y comprometido de la actual situación argentina.
Para leer las cartas abiertas, ingreses a lacrisisdelcampo.blogspot.com.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente entrevista, Juan Cruz. Es para recomendarla, ya la pasé a algunos contactos.

Norman

Anónimo dijo...

Llegué acá por el blog de Sergio Carreras, que citó tu nota. Muy buena entrevista Juan.

guillermo dijo...

falta repreguntar. sobre todo en comentario sobre juez

Anónimo dijo...

Carta Abierta y los campeonatos Evita
Erdosain

ÄEstuve en Rosario en la reunión de los muchachos de Carta Abierta -dice José, cuando le preguntan por su ausencia del fin de semana.

Marcial sonríe y comenta: ÄNo deja de ser sugestivo que un peronista como vos, que hasta hace poco defendía la consigna "alpargatas sí, libros no", asista a una reunión de intelectuales.

ÄA mí me parece importante que se abra un espacio de debate en el que se reflexione sobre los temas nacionales -digo yo.

ÄLo que pasa es que más que un espacio de debate intelectual -dice Abel-, lo que aquí hay es una línea interna del peronismo o, para ser más preciso, una oficina del kirchnerismo. No son intelectuales en el sentido clásico de la palabra, son propagandistas del poder. No hacen lo que quieren, hacen lo que les dejan hacer. La vez que se les ocurra decir algo en contra del gobierno se les acabarán los pasajes, los hoteles o, como en el caso de Página 12, los generosos e injustificables subsidios.

ÄOtra vez el gorila -dice José. Si no leemos, porque somos brutos; si leemos, porque nos estamos mandando la parte. Lo único que se mantiene firme es el antiperonismo a ultranza.

ÄYo no sé si será una oficina del Pejota -dice Marcial- pero lo cierto es que Carta Abierta se organizó en una oficina del Estado, en la Biblioteca Nacional, para ser más preciso.

ÄPidan ustedes permiso para reunirse y nadie se los va a negar -responde José.

ÄNo se trata de pedir o no permiso, de lo que se trata es de hacer las cosas como corresponde: o son intelectuales independientes o son funcionarios a sueldo de un gobierno -digo yo.

ÄYo creo que a ustedes les molesta que se denuncie en Rosario a la nueva derecha -dice José.

ÄLa nueva derecha de la que ustedes hablan, vendría ser la vieja derecha -dice Abel-, salvo que ustedes crean que los muchachos de la Fundación Libertad dicen algo diferente al discurso clásico del liberalismo argentino.

ÄA mí me interesaría -digo- que en vez de estar tan preocupados por la nueva derecha estos intelectuales a sueldo se preocupen por pensar en una nueva izquierda. Creo que hablar de una nueva derecha y no decir una palabra sobre la construcción de una nueva izquierda, sector al cual muchos de ellos dicen pertenecer, es rendirle un emocionado homenaje a la derecha; el reconocimiento de que es capaz de renovarse, algo que no se puede decir de la izquierda que sigue perdida en la noche de los tiempos, repitiendo consignas que no tienen actualidad y a nadie interesan, ni siquiera a ellos .

ÄYo insisto en que estos muchachos no son ni progresistas ni de izquierda -dice Marcial-, en lo fundamental son peronistas. Su tarea es la de maquillar al monstruo, es decir, presentar al peronismo con ropajes vistosos.

ÄEstás cada día más gorila -contesta José.

ÄY vos estás cada día más peronista -responde Marcial. Vos y tus amigos de Carta Abierta, que hablan de "articulación", "espacio", "relatos", y en realidad se mueren de ganas por ponerse a cantar la marcha peronista.

ÄMe parece que estás exagerando -le digo.

ÄNo tanto, no tanto -consiente Marcial-, Verbitsky, Feinmann, Wainfeld, son judíos que se negaron a leer la Torá y terminaron leyendo "La razón de mi vida". Eso sí, son incorregiblemente sentimentales: no pueden olvidarse que cuando eran chicos, Evita les regaló una pelota de fútbol. Esa experiencia los marcó para toda la vida. Cada vez que opinan de política les aparece la imagen de una pelota y los ojos se les llenan de lágrimas.

Anónimo dijo...

Que lástima que toda esta gente valiosa se coma el verso barato y trucho de este gobierno que es el más capitalista por lejos.¿ No entienden que Kirchner apoyo las privatizaciones y el saqueo de los recursos naturales del país durante los 90 y actualmente(renovaron los contratos petroleros por 40 años mas, peor que Menem)?. ¿ No saben que Kirchner y su esposa tienen 15 millones de pesos cada uno declarados, que ganaron siendo especuladores financieros y rematando las propiedades de las personas que quebraban por las políticas neo-liberales del Proceso en la Provincia de Santa Cruz (así que imagínense lo que no tienen declarado)?. ¿No saben que el senador Urquía del Frente Para la Victoria (Kirchnerismo) dueño de la aceitera General Deheza, una de las más grandes del mundo, esta con este gobierno?. ¿No ven el grado feroz de clientelismo y utilización de la pobreza?. ¿No se dan cuenta que nunca va dar la personería gremial a la CTA por que es un delincuente que arregla con la burocrática y mafiosa CGT, que se jacta de tener grandes mártires y heroes como Rucci o Ubaldini (quien le hizo un golpe económico a Alfonsín, en conjunto con las patronales, por la ley Mucci de libertad sindical?.
¿Como no ven que este tipo esta bancando a todos los delincuentes, mafiosos, vendedores de droga y asesinos de los intendentes del conurbano bonaerense?
Que lástima que muchos de los luchadores sociales de nuestro país no vean estos desastres.
Me olvidaba de una cosa … la utilización imperdonable de las gloriosas madres y abuelas de plaza de mayo; el delincuente de Moyano que estuvo vinculado a grupos de la AAA es el maximo aliado de este gobierno, y Aldo Rico llevo su gente a la Plaza en las movilizaciones del gobierno. Saadi, violador de derechos humanos, es senador por el oficialismo y voto a favor de la 125 que impulsaba el gobierno.
¿Acaso no ven que este gobierno no dictó mas de 3 leyes progresistas?. ¿Alguien puede nombrar más de 3 leyes del Kirchnerismo que busquen la igualdad y la justicia social (no la distribución de la riqueza, que es un termino conservador; no hay que distribuir, hay que ser justos e igualitarios)
Para cerrar, a la libertad se llega únicamente con la igualdad. La dadiva y el clientelismo son los males a erradicar de nuestra cultura política (sobre todo del peronismo), por que quitan la dignidad a las personas y las mantienen eternamente en la pobreza, la exclusión y el hambre.
Ratón de biblioteca, que no es lo mismo que INTELECTUAL