martes, 21 de octubre de 2008

WALTER GRAHOVAC, MINISTRO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA

“No todos los cordobeses tienen una educación de igual calidad”

Ex gremialista y hoy integrante del gabinete de Juan Schiaretti, el Ministro de Educación Walter Grahovac reconoce la inequidad en la educación cordobesa.
También habla de política: se define kirchnerista pero defiende al gobierno provincial. Y dice que los 90 fueron “una grave y dolorosa confusión”.

La sede del Ministerio de Educación, incluida la oficina del Ministro, es la misma desde haces años. A esa oficina, en la que hoy es jefe, Walter Grahovac ingresó por primera vez hace más de 2 décadas como gremialista docente, cuando la democracia aún no había llegado. Y ya con la democracia y con él como Secretario General de la UEPC –cargo en el que estuvo 14 años-, fueron decenas y decenas las oportunidades en las que el actual Ministro estuvo del otro lado del mostrador.

“Si bien se han movido algunos muebles, está todo igual a aquella primera vez que ingresé”, cuenta. Y ante la ironía de este cronista sobre la paradoja de que los muebles aún estuvieran, el Ministro, más irónico y confidente, dice: “Porque son demasiado grandes”.
Militante gremial y “filosóficamente en el peronismo que se inspiraba en John William Cooke”, Grahovac dejó la UEPC en el 2002 y pasó a integrar las filas del Ministerio de Educación de la Nación, bajo las órdenes de Daniel Filmus.

LA DECADA PASADA
_ Su posición como gremialista fue claramente dura con los gobiernos radicales, pero cambió a partir de De la Sota en el gobierno.
_ Cuando asume Maqueda, el gobierno nos planteó un proceso de concertación que incluía temas de índole educacional y laboral: el Pacto de Calidad Educativa, que estableció una posibilidad de diálogo en torno de consensos alrededor de la política educativa. Incluyó eliminar el presentismo, que era extorsivo. Muy pocas veces se hizo un pacto de estas características. También hubo conflictos, desencuentros, criterios divergentes, pero me parece que el espíritu se mantuvo. Por eso en Córdoba, la conflictividad, más allá de la tensión, tiene marco de resolución posible.

_ Es decir, su balance de la gestión educativa de De la Sota no es negativo, pese a que la única idea que se tiene son las escuelas que se hicieron, muchas veces criticadas por razones de infraestructura y números poco claros.
_ Desde el gobierno de De la Sota hubo una mejoría comparado con Mestre, que estuvo poco tiempo pero con medidas muy profundas, como el desmantelamiento de la escuela técnica. De la Sota fue aportando una recuperación a lo había antes de Mestre. Creo que hubo un intento de mantener un vínculo con los sectores docentes no conflictivo. Sí hubo exasperación con algunas medidas y en el plano laboral, a veces se apelaba a decisiones pocos beneficiosas, algo que fue en el marco de la crisis 2001/2002. Pero eso no me gustaría juzgar, porque el país se desbarrancó en todos lados. A mi me hubiese gustado un poco más de impulso en el trabajo pedagógico y en la profesionalización docente. Tengo que ser sincero: en un país que se hundió, los que administraban trataron de sostener lo existente. Con De la Sota se empezó a recuperar la escuela técnica. Esa fue una decisión importante.

_ No obstante, el desmantelamiento de la educación técnica a nivel nacional la llevó adelante un gobierno con el cual De la Sota estaba identificado. De la Sota gana con Menem en el palco.
_ Es un tema interesante. Lo que pasó en Córdoba no pasó en todos lados, y la Nación somos todos. Si uno va a Santa Fe, la escuela técnica mantuvo las mismas condiciones, pareciera que no hubo menemismo. La Ley Federal, lo que provocó, fue una anarquía y dio discursos de los más variados: Mestre quería municipalizar las escuelas primarias en nombre de la Ley Federal y yo recuerdo que Susana Decibe, públicamente declaró que el gobierno nacional no apoyaba ni recomendaba esto.

_ Claro, pero ellos se sacaron las escuelas de encima y se las pasaron a las provincias.
_ Sí, pero con cierto consenso de las provincias. Lo que pasa es que con el neoliberalismo en el campo económico, mientras los educadores discutían cómo hacer un proceso de transferencia y federalizar el sistema, el Ministerio de Economía un día sacó un decreto en donde transfería las escuelas sin recursos. El núcleo dominante era la económica y avasallaron la educación.

HACIA DÓNDE CÓRDOBA
_ Cuál es el perfil productivo actual de Córdoba y qué coherencia tiene con el actual sistema educativo, en caso que sea necesario que la tuviese.
_ Sí, hay que tener en cuenta el perfil productivo y la formación de ciudadanía que tiene la Nación. La transmisión de conocimientos de valor universal, las pautas de reconocimientos comunes de cualquier estudiante del país, le corresponden a la Nación. Eso es un 50% de la educación de todo joven. La otra parte tiene que estar vinculada a la historia del lugar, al modelo de integración, de desarrollo productivo y también a lo que vaya soñando una sociedad en tener. Hace poco alguien hablaba que la radicación de empresas demanda educación. Y en términos históricos, es al revés: las empresas que tienen capacidad de valor agregado van a donde hay educación. Ahí están los proyectos estratégicos. Hoy Córdoba se está convirtiendo en lugar de empresas que se dedican a la producción de software, porque hay universidades que forman ingenieros y analistas. Si uno mira Córdoba creería que sólo debe haber desarrollo agropecuario, agro industrial e industrial, algo que pocas provincias tienen. Pero no es sólo eso: también son servicios de nuevas tecnologías y comunicaciones y humanidades.

_ ¿Y hacia ahí debe reorientarse Córdoba?
_ Lo primero que hicimos fue definir el tema de la educación técnica. Los cordobeses somos un poco localistas, pero no podemos seguir inventando ‘la cordobesa’, porque no le podemos garantizar a los cordobeses el reconocimiento de sus títulos en otras provincias. Si todo indica que para el título de técnico hay que tener 7 años de estudio y con una currícula determinada, no tenemos porqué ser distintos. El título tiene que tener el mismo significado que cualquier otra provincia. Por eso decidimos tomar las pautas nacionales y hemos ido más allá: no hemos reducido contenidos generales, porque la escuela técnica no es sólo para formar mano de obra, se están formando ciudadanos -mi amigo Filmus es sociólogo y egresó de una escuela técnica-. El proyecto de plan de estudios, contenidos y conocimientos va a ser el mismo que tengan los chicos que van a otro secundario más los conocimientos propios de una escuela técnica en su especialidad.

EL GOBERNADOR DE LA INDUSTRIA EN LOS 90’
_ Y cómo se armoniza esta idea de Nación y Provincia con la misma orientación técnica si, a prori, los modelos productivos difieren.
_Yo no lo percibo tan así. El modelo productivo no es distinto, al menos Schiaretti es una persona que no sólo cree en la producción sino que en su gobierno estamos tomando medidas que favorezcan la radicación de empresas, tenemos un fuerte vínculo. Hace dos semanas, para el Día de la Industria, lanzamos el padrinazgo de empresas a escuelas técnicas. La Renault apadrina la escuela de Lucio V. Mansilla. No tenemos proyectos distintos, pero sí Córdoba tiene una composición distinta a otras provincias.

_ Es paradójico esto que dice, teniendo en cuenta que el actual gobernador fue Secretario de Industrias del gobierno que más industrias hizo cerrar…
_ Es así, es así… Lo fue… Creo que cada circunstancia hay que explicarla en su momento histórico. No voy a hablar por Schiaretti, pero cuando Cavallo asume como Ministro, el país se había desbarrancado y la convertibilidad fue sostenida no sólo por un gobierno sino por todos los que votaron en forma consecutiva, primero a Menem y después a la Alianza. Había una fuerte convicción de los argentinos que ése era el camino, mientras muchos lo criticábamos.

_ Es decir, lo de Schiaretti fue una actitud demagógica: si la gente lo pide, lo hagamos.
_ Fue una época difícil En el 89’, cuando se amplia la influencia del neoliberalismo, muchos países tomaron estas medidas acompañado de otro factor que es innegable: la revolución tecnológica que cambió los modos de la producción. No sólo Schiaretti estuvo con Menem, también estuvieron Alberto Fernández y muchos otros. Yo creo que fue parte de la confusión de la época. Una grave y dolorosa confusión.

_¿Schiaretti estuvo confundido?
_No, no sé si Schiaretti, hablo en general. Cada persona tiene que explicarse. En el 89’ yo creía que Menem traía una posibilidad de mejora, aun reconociendo los gestos de Alfonsín para recuperar la democracia. Algunos empezamos a ver las consecuencias de Menem antes que otros. Y luego, la Alianza ganó con la misma idea. Da para estudiarlo.

EMPECEMOS A CONTAR
_¿Cuáles son los principales problemas de la educación en Córdoba?
_ En primer lugar, la desigualdad educativa que refleja la fragmentación social que hemos vivido los argentinos. No todos los cordobeses tienen una educación de igual calidad. Y para generar criterios de igualdad, el Estado tiene que operar con fuerza. Es un desafío que estamos asumiendo. Luego, la calidad, que es el resultado de varios factores, es el otro gran desafío, trabajar para aumentarla en términos integrales. Capacitación, apoyo material, herramientas pedagógicas, acompañamiento en los proyectos: es lo que hace falta. Tenemos que abordar la Educación Sexual.

_ ¿Y cuándo comienza a implantarse? Mundet –anterior Ministro- la había estirado hasta el 2009.
_Ya hemos empezado con actividades de capacitación para los docentes y con grupos de alumnos. Queremos llegar a toda la provincia con materiales y capacitación. No es enseñar geometría. Hemos preferido un camino más lento. Pero ya hemos empezado. Mundet va a tener razón; en el 2009 va a ser más masivo, pero no quisimos esperar hasta el año que viene. Y otro tema es la convivencia y la violencia, y la comprensión de las culturales juveniles, las tenemos que comprender porque no vamos a poder ayudar. Y vamos a elaborar códigos de convivencia dentro de las escuelas para establecer criterios de convivencia. Hay leyes y sugeriremos algunas medidas y después cada escuela lo amoldará su realidad. Es para que haya modos ciudadanos antes de las sanciones. No queremos llegar a la amonestación. No hay mejor norma que la que se construye democráticamente, para auto construir los propios límites.

LA HERENCIA
_ Antes de asumir, dijo: “hay que reconstruir todo”. ¿Estaba todo destruido?
_ Cuando estaba trabajando con Filmus, trabajaba con los sectores más pobres del país. Y cuando uno ve en la situación en que está la escuela, la ausencia del Estado, eso no escapa a nadie, ni siquiera a la ciudad de Buenos Aires. Está instalada la desigualdad, el abandono.

_El abandono por parte del Estado. En Córdoba, las escuelas pobres son para pobres.
_ Sí, pero entre la Nación y las provincias se viene haciendo un fuerte trabajo. Nosotros a los maestros de apoyo los designamos en las escuelas más vulnerables de la provincia. Y lo seguiremos haciendo el año que viene. Se están haciendo ingentes esfuerzos para que las escuelas a las que concurre gente más pobre tengan mejores condiciones. Y es un tema de equidad básica.

_ ¿Y cuál es el grado de equidad que hay a nivel educativo en Córdoba?
_ Nuestras escuelas más pobres, en general, están teniendo un importante aporte del Estado. A través de diferentes programas estamos invirtiendo.

_Y en este avance que habría para eliminar la inequidad, ¿en qué medida puede afectar la crisis financiera que atraviesa la provincia?
_ Por ahora, no hemos tenido que hacer marcha atrás en ninguno de los proyectos implementados. Y a partir del acuerdo con el tema de la Caja, seguramente no vamos a tener problemas de financiamiento en el 2009.


DE POLÍTICA VIVE EL HOMBRE
_A partir del conflicto entre el gobierno nacional, el provincial y el ‘campo’, Mónica Gutiérrez, referente K de la provincia, dijo que algunos K de Córdoba estaban “debajo de la cama”, porque no decían cuál eran sus posiciones. Se refería a usted y a Campana, entre otros.
_ (Piensa) Ayer cumplí 50 años. Milito desde los 15 años. Viví con mucha pasión, cometiendo muchos errores, tengo muchas desilusiones y grandes convicciones. Yo no soy la pata de nada, soy una persona que humildemente trato de aportar. Coincido con el proyecto nacional, pero no soy un títere de nadie. Tengo una enorme lealtad, y no vendo mi conciencia. No respondo a inquisitorias que me quieran hacer después de 30 años de exposición pública. Yo no estoy obligado a opinar porque algunos, por mera especulación, para rendir cuentas no sé a quiénes, me lo exijan. Yo creo que en el conflicto del campo, el gobierno nacional no tuvo el suficiente manejo político para evitar lo que pasó. La orientación del gobierno es correcta pero hubo variables que no fueron tenidas en cuenta. Y creo que también es leal poder disentir sin confrontar. Yo sigo apoyando al gobierno nacional, pero creo que se comenten errores.

_ ¿Usted se sintió identificado con la actitud de Schiaretti?
_ Sí, porque Schiaretti pidió diálogo.
_ Eso fue al principio, luego confrontó y terminó recibiendo a De Angelis…
_ Si uno no recibe a los referentes del agro, es no entender lo que es Córdoba.
_ Una posición mesurada fue la de Hermes Binner y otra, muy distinta, la de Schiaretti.
_ Pero hubo cuestiones políticas en el medio…
_ ¿Y no se sintió un equilibrista?
_ No, Schiaretti pidió diálogo, negociación, un término medio en las retensiones. Y no se nos preguntó a las provincias si estábamos de acuerdo. Y tenemos una ley de coparticipación injusta que no se modifica.
_ Que Schiaretti no reclamó en su campaña, para no enfrentarse en épocas proselitistas a los K.
_ Es probable, seguramente. De todos modos, hace falta una discusión federal.
_ ¿Usted se define kirchnerista?
_ Sí, pero hago una aclaración: trabajé con Filmus, apoyé al gobierno, pero por donde vengo y por mi formación, me considero una persona del proyecto nacional y popular. Y con aquellos gobiernos que beneficien a ese proyecto yo me siento identificado. Por ese motivo no soy crítico de Alfonsín.
_ ¿Y de De la Sota tampoco?
_ En algunas cosas ha contribuido a mejorar la situación de Córdoba y en otros, no sé si uno podría definirlo así, habría que discutirlo.
_ Sus intentos de privatizar EPEC y el Banco de Córdoba lo alejan de la idea.
_ Por eso. Me deja dudas. Pero la reapertura de las escuelas rurales, los planes sociales, lo acercan. A De la Sota le toco ese momento histórico donde el Estado se desarticulaba. En algunas cosas estuvo presente y en otras no.
_Sí en el juego: En Córdoba se abrieron más casinos que fábricas.
_ Sí, sí.
_ Volviendo a la 125, usted fue candidato a Diputado y podría haber estado en la Cámara. ¿Sabe qué hubiera votado?
_ No, no lo pensé. No se cómo hubiese actuado. Creo que hay que hacer una autocrítica de cómo se impulsó.

LOS JUBILADOS, LOS GREMIALISTAS
_ En relación a la Reforma Previsional, ¿hubiera aceptado bajar a la Legislatura, como dos Ministros, compañeros suyos del gabinete?
_ No sé, pero el mecanismo es legal y legítimo. Y por el sistema que hay en Córdoba, no lo veo mal. No me parece reprobable.
_ ¿Y la ley aprobada, le parece reprochable?
_ Como gremio, nosotros fuimos muy críticos, en el 91’, de la Ley que se sancionó ahí, iba a traer problemas de sustentabilidad a la Caja. Cosa que pasó porque se armó una ley para los amigos, invirtiendo el criterio de la solidaridad. No hubiésemos querido. No es una medida deseada, pero con ese déficit era imposible.
_ ¿Y quién fue el responsable?
_ Hubo una enorme responsabilidad de la Nación por no haber enviado los fondos.
_ Que la Caja no haya hecho balances durante 4 años…
_ Puede que sea culpa de la Caja, desconozco. Pero es llamativo que el Presupuesto haya contemplado 500 millones para Córdoba, hubo muchas excusas en el medio. La Nación se equivoca en no mandar el dinero. Entiendo el reclamo de los gremios, pero soy consciente que no se puede sostener este sistema jubilatorio.
_ ¿Y qué sintió cuándo ese domingo Córdoba se amaneció con la detención de los gremialistas y de la forma en que se realizó? Son, en parte, sus viejos compañeros de lucha.
_ Ese domingo no me agradó y tuve un sentimiento paradójico: no creo que esto sea una solución a los problemas, no me gusta que un trabajador tenga que estar en prisión. Pero hay formas y formas de defender los derechos. Yo creo que se equivocaron. Y te aclaro: en el 95’, las principales marchas fueron de los empleados públicos y de los docentes, porque el resto cobraba los sueldos en pesos –N. de la R: se refiere a Luz y Fuerza-. Y nosotros, que tuvimos 3 meses sin cobrar los sueldos, no rompimos una sola vidriera y no agredimos a nadie. El accionar que tuvieron los compañeros de Luz y Fuerza fue equivocado. Y creo que la democracia tiene que actuar con las herramientas de la democracia.

RECUADRO
“A Jaime (Ricardo) de vez en cuando lo veo. Cuando él estuvo en este Ministerio, tuvo una buena actitud con el gremio y de mucho trabajo con la educación. Mi relación con él viene de aquel momento. Mantenemos alguna relación. Si comete errores, está la Justicia. A mi no me consta”.


RECUADRO
_ En el Noroeste es muy auspiciosa la experiencia del Foro Productivo y el ITI. ¿Es posible pensar una experiencia similar entre Provinicia y empresas?
_Está el padrinazgo de empresas a escuelas públicas. Tenemos una comunicación muy fluida. Y estamos siguiendo en forma conjunta al ITI, vamos a apoyar la experiencia. Pero donde falte escuela técnica, creamos. No hay necesidad de que venga un empresario, es responsabilidad del Estado. Nos parece bien lo del ITI. Pero nosotros creamos la escuela, y en todo caso pedimos al sector empresario para que apadrine.

RECUADRO
LA NUEVA LEY
“Hemos establecido un Consejo de Políticas Educativas para discutir los temas de la agenda educativa. Y uno de los temas que vamos a abordar es la adecuación de la Ley Provincial de Educación, sancionada antes de la Ley Federal, a la nueva Ley Nacional. Hay que cerrar el bache legislativo que hay entre las dos leyes. Lo vamos a hacer en el 2009. Vamos a tener una ley provincial coherente con la Ley Nacional, la de Educación Técnica y la de Financiamiento Educativo. Queremos una Ley con el mayor consenso posible”.

_ Y sino hay consenso, como viene pasando, tienen la mayoría automática…
_Pero no nos sirve. En educación no hay que dirimir las cuestiones por un voto más o menos. Imponer una ley no sería bueno. Y Córdoba, con su historia, se merece una Ley votada por la mayoría.

1 comentario:

Tux dijo...

Excelente entrevista- En nuestro blog le pusimos un link.